Anuncios

Virus del Papiloma y Displasia de Cuello Uterino

El virus del papiloma humano (VPH) se llama vulgarme virus de las verrugas e incluye más de 60 tipos diferentes. Los virus tipos 1, 3 y 5 pueden causar las verrugas en piernas y brazos, mientras que los tipos 6 y 11 pueden provocar lesiones verrugosas en los genitales masculinos y femeninos. Los tipos 16, 18, 31, 33 y 35 pueden provocar alteraciones celulares en la vagina y el cuello uterino llamadas displasias.

En Estados Unidos la infección genital por VPH es la enfermedad de transmisión sexual más frecuente: un tercio de las mujeres de menos de 20 años con relaciones sexuales tienen la infección en el cuello uterino o en la vulva. La enfermedad tiene la peculiaridad de que NO DA SINTOMAS y que el varón es un portador sin lesiones visibles. Un estudio científico demuestra que en las mujeres con la infección por VPH en el 69 % de los varones que tienen relaciones sexuales presentan lesiones asintomáticas en el pene que pueden detectarse mediante colposcopia del pene. Por tanto, el varón es un reservorio que disemina la enfermedad. (Ver Epidemiología del Virus del Papiloma Humano)

La visión directa del pene permite es un método pobre para el diagnóstico. La penescopia con ácido acético es muy aconsejable para detactar las lesiones del varón. Aunque la infección es provocada por los mismos tipos de virus en el varón y la mujer, las lesiones difieren clínica e histológicamente: los varones frecuentemente presentan condilomas mientras que en la mujer lo frecuente es la displasia.

La displasia cervical es una lesión premaligna o precancerosa de las células del cuello uterino. Se pueden distinguir 3 formas de displasia: leve, moderada y severa. La displasia leve es la forma más corriente, se puede considerar una respuesta tisular a la agresión del virus y en el 70 % de los casos se cura sin ningún tratamiento. Sin embargo, la displasia leve puede transformarse en una lesión más grave. Las displasias moderada y severa son formas más graves que se deben tratar por el mayor riesgo de transformarse en lesiones cancerosas. El método diagnóstico para estas lesiones es la práctica de la citología que permite detectar las alteraciones celulares.

Pero la displasia no solo es provocada por algunos tipos de VPH. El consumo de tabaco es otra causa de displasia cervical, posiblemente por la acción tóxica sobre el cuello uterino de la nicotina y la cotinina. Estos agentes químicos también se pueden concentrar en las secreciones genitales masculinas, por eso se deben abstener de fumar los varones que tienen relaciones sexuales con mujeres portadoras de displasia. También determinadas carencias nutricionales pueden favorecer la aparición de displasia cervical. Por eso el Instituto Nacional del Cáncer recomienda el consumo de frutas y vegetales frescos, o en su defecto un suplemento polivitamínico con antioxidantes como la vitamina E o carotenos. (Ver Recomendaciones para las Mujeres con Lesiones por VPH)

La forma de adquirir la infección por HPV es a través del contacto sexual. Los condones pueden prevenir la diseminación de diferentes enfermedades venéreas o el SIDA, pero no previenen el contagio del HPV. El virus puede estar en reposo hasta durante 20 años, por lo cual no siempre se puede relacionar la displasia con un contacto sexual reciente. Por lo tanto el riesgo de displasia persiste durante muchos años y por tanto la vigencia de la práctica de citología es cada vez más importante ante el riesgo de displasia y/o cáncer. La eliminación del virus es muy difícil a pesar de la cirugía y otras técnicas aplicadas directamente sobre el cuello uterino. El sistema inmune es el responsable de la eliminación del virus y para ello es importante suprimir el tabaquismo, consumir vitaminas y las medidas aconsejadas por un ginecólogo experto.

Desgraciadamente desconocemos los factores que participan en la latencia, reactivación, infección subclínica sin enfemedad aparente, y los mecanismos requeridos para la transformación en un cáncer.

Protege el Condón Contra el Virus del Papiloma Humano?

  • Existen evidencia que indica que los condones protegen a algunas mujeres frente al desarrollo de la neoplasia cervical intraepitelial (CIN) de alto grado y de cáncer cervical invasivo.
  • La utilización del condón esta asociado a tasas de regresión de lesiones relacionadas con el VPH significativamente mayores. En un estudio realizado en Holanda se encontró que la utilización del condón esta asociada a mujeres con tasas de regresión de lesiones relacionadas con el VPH significativamente mayores así como una mayor probabilidad de resolución de sus infecciones por este virus. Así también se encontró que las parejas masculinas de estas mujeres habían acortado el tiempo de regresión de lesiones planas de pene provocadas por el VPH. Se plantea la hipótesis de que le uso del condón puede bloquear la reinfección entre los dos miembros de la pareja acortando, por tanto, la duración de la infección.
  • En un estudio realizado en Estados Unidos, con mujeres jóvenes que habían iniciado recientemente la vida sexual activa, se encontró que aquellas mujeres cuyas parejas usaron condones en todas sus relaciones sexuales en los ocho meses anteriores a la prueba de detección de VPH, presentaron una probabilidad 70% inferior de adquirir una nueva infección por VPH que aquellas mujeres cuyas parejas habían usado el condón en menos del 5% de sus relaciones.

Verrugas Genitales

La verruga genital, también denominado condiloma acuminado, es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) causada por el virus del papiloma humano (VPH). El virus del papiloma humano es el nombre que se le da a un grupo de virus que incluye más de 100 tipos o cepas diferentes. Más de 30 de estos virus son transmitidos sexualmente y pueden infectar el área genital de hombres y mujeres, que incluyen la piel del pene, la vulva (área fuera de la vagina) o el ano y los revestimientos de la vagina, el cuello uterino o el recto. Un alto porcentaje de las personas que quedan infectadas por VPH no presentarán síntomas y la infección desaparecerá por sí sola.

La mayoría de personas que tienen infección genital por VPH no saben que están infectadas. El virus vive en la piel o en las membranas mucosas y generalmente no causa síntomas. A ciertas personas les saldrán verrugas genitales visibles o presentarán cambios precancerosos en el cuello uterino, vulva, ano o pene. En estos últimos casos la infección por VPH puede causar cáncer anal o genital.

Las verrugas genitales, por lo común, son causadas por los tipos VPH-11 y VPH-16, virus de papiloma humano denominados de bajo riesgo dado que no evolucionan a cáncer. Estos tipos de VPH también pueden producir verrugas en el cuello del útero, en la vagina, la uretra y el ano.

Verrugas Genitales

Las verrugas genitales se presentan, por lo general, como elevaciones o masas suaves y húmedas, rosadas o de color de la piel, usualmente en el área genital. Las hay planas o elevadas, únicas o múltiples, pequeñas o grandes y, en ciertos casos, tener forma de coliflor. Pueden desarrollarse en la vulva, la vagina o en el ano o alrededor de los mismos, en el cuello uterino y en el pene, en el escroto, en la ingle o los muslos. Las verrugas pueden aparecer semanas o meses después del contacto sexual con una persona infectada o puede que no aparezcan. Por lo general no duelen, pueden ser abultados o chatos y pueden presentarse solos o en grupo. Las verrugas genitales se diagnostican por examen visual. Aún no se sabe por qué el VPH de bajo riesgo causa verrugas genitales en algunos casos, pero no en otros.

¿Cómo se adquieren las verrugas genitales?

Los tipos de VPH que infectan el área de los genitales se propagan principalmente mediante el contacto genital. La mayoría de las infecciones por VPH no presentan signos ni síntomas; por esta razón, la mayoría de las personas que tienen la infección no se dan cuenta de que están infectadas, sin embargo sí pueden transmitir el virus a su pareja sexual. En muy contados casos, una mujer embarazada con verrugas en su vagina puede transmitir el VPH a su bebé durante el parto vaginal. A un bebé que está en contacto con el VPH muy pocas veces le salen verrugas en la garganta o en la laringe desarrollando una enfermedad denominada papilomatosis laríngea recurrente juvenil.

Prevención

Actualmente existe una vacuna aprobada por el FDA (Food and Drug Administration) que previene el desarrollo de verrugas genitales ocasionadas por los serotipos 6 y 11 (los más comunes). La inmunización completa consta de 3 dosis y tiene una efectividad superior al 95%. La vacuna no cura verrugas ya existentes provocadas por los virus 6 y 11.

Tratamiento

Las verrugas genitales visibles pueden ser eliminadas con medicamentes que se aplica el propio paciente o con un tratamiento realizado por su médico. Algunas personas deciden no hacerse tratamiento para ver si las verrugas desaparecen por sí solas. No hay un tratamiento para las verrugas genitales que sea mejor que el otro y no hay un tratamiento ideal para todos los casos.

Existen muchas opciones para el tratamiento de las verrugas genitales, pero aun después de tratarlas, el virus VPH genital puede permanecer y transmitirse. Por tal razón, no está totalmente claro si el tratamiento de las verrugas genitales reduce las probabilidades de que una persona transmita el VPH genital a su pareja. Sin un tratamiento, las verrugas genitales pueden desaparecer, permanecer incambiadas o aumentar en tamaño y número.

Mi pareja acaba de enterarse que ella tiene el VPH

¿Qué significa esto para mí?

Las parejas usualmente
comparten el VPH. Si ustedes han sido pareja durante mucho tiempo, es probable
que usted ya tenga el virus. Los tipos de VPH que ponen en riesgo a una mujer de
padecer cáncer cervical muy raramente causan problemas en la salud del hombre
heterosexual.

¿Qué significa esto para ella?

Esto probablemente
significa que ella tiene un tipo de VPH en su cérvix que puede ponerla en una
situación de riesgo de padecer cáncer cervical. Ella debe seguir al pie de la
letra las indicaciones que su médico o enfermera señalen, para que de esta
manera ella no desarrolle cáncer de cérvix en el futuro. También, ella debería
saber que la mayoría del tiempo, el VPH desaparece por sí solo sin causar daños
a la salud.

¿Qué significa esto para nosotros?

El VPH no es una
señal de que usted o su pareja haya sido infiel en la relación. El VPH  puede
permanercer en silencio en el cuerpo por muchos años antes de que sea detenctado
en una prueba. Ella puede haber  tenido el VPH por muchos años y no existe
método alguno que pueda determinar cuando y de quien adquirió el VPH.